Mamá y papá, raqueta en mano, se unieron el domingo a dos coaches y a una compañera de entrenamiento durante la sesión de práctica de Coco Gauff en el All England Club, mientras la estadounidense de 15 años se prepara para lo que podría ser su prueba más difícil hasta el momento en lo que, parece difícil de creer, es su debut en un Grand Slam.

Con todo lo que ha logrado en la última semana y media — incluyendo un triunfo sobre la ganadora de siete majors Venus Williams — y toda la atención que ha recibido — los mensajes que ha recibido en redes sociales de Michelle Obama, la madre de Beyonce y el cantante Jaden Smith son los que más la entusiasman — lo que realmente destaca de Gauff es su temple, dentro y fuera de la cancha.

“Puedes, de alguna forma, pretender hasta llegar a donde quieres”, dijo Gauff, quien vive en Delray Beach. “Pero yo no estoy fingiendo, al menos no ahorita”.

Nunca se vio abrumada en su duelo contra Williams, a quien creció admirando. Habló sobre reiniciarse mentalmente después de ese partido, y ganó su siguiente enfrentamiento en sets corridos, en contra de una ex semifinalista de Wimbledon. Y en la tercera ronda, nada menos que en la cancha central, Gauff lució inalterable en las dos ocasiones en las que estuvo a un punto de la derrota.

Wimbledon: Con 15 años, Coco Gauff protagoniza la 2da semana

“Mis papás me siguen diciendo que me mantenga tranquila, concentrada, porque el torneo aún no termina”, comentó Gauff. “Es por eso que he celebrado la noche posterior a los partidos, porque al siguiente día hay que volver a entrenar”.

Es ese tipo de mentalidad la que podría ayudar a convertir lo que actualmente es un breve y mágico momento en una larga y exitosa carrera.

“Esta es la parte sencilla”, dijo Tracy Austin, quien observó parte de la sesión de entrenamiento de Gauff. “Como ella dijo, antes de enfrentarse a Venus, un pequeño niño se le acercó a pedirle una fotografía. Después de que venció a Venus, todos querían su autógrafo, lo que es genial, pero también demuestra lo popular que es. Y con eso, ahora vienen todas las expectativas”.

Austin sabe de lo que habla.

Se convirtió en profesional a los 15 años en octubre de 1978 y ese mismo mes ganó su primer título en singles.

Un año después, a los 16, llegó a semifinales en Wimbledon y posteriormente venció a Martina Navratilova y Chris Evert para convertirse en la campeona más joven en la historia del U.S. Open. Volvió a coronarse en ese torneo dos años después.

“Realmente espero que esté rodeada de gente muy íntegra, me refiero a sus padres — que al parecer son increíbles — y entrenadores, agentes, y asegurarse de que vaya lo suficientemente lento. No necesitas tomarlo todo. Deben asegurarse de que tenga tiempo de ser solo una adolescente. Hacerse tiempo para que ella sea una niña”, dijo Austin, quien a los 29 años se convirtió en la más joven de la historia en ingresar al Salón de la Fama del Tenis Internacional.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.