Serena Williams en esta edición del Roland Garros se va a convertir en la rival a evitar en el sorteo que tendrá lugar este jueves. El motivo no es otro que la decisión de la organización del torneo de no otorgarle plaza como cabeza de serie, de manera que podría enfrentarse con jugadoras como Halep, Wozniacki o Garbiñe Muguruzaya en primera ronda.

 

Hasta este mismo lunes se mantuvo abierta la opción de que se le otorgara una de las 32 plazas de preclasificada, medida que se utiliza con las jugadoras que han tenido bajas de larga duración, ya sea por lesión o por maternidad, pero la organización decidió no hacerlo y la actual número 453 del mundo será el coco del sorteo.

Williams, que no jugó en todo 2017 tras dar a luz a su hija Alexis y que este año solo ha participado en los torneos de Indian Wells y Miami, ha ganado en tres ocasiones el Grand Slam francés (2002, 2013 y 2015), algo que ninguna otra de las participantes ha logrado.

Precisamente sus rivales han sido las primeras que han defendido que se debe proteger el ranking de las tenistas cuando deciden ser madres. “Es normal dar a luz a un niño. Es normal tener una clasificación protegida… Es más que tenis. En mi opinión, es bueno proteger el ranking cuando alguien está dando a luz”, dijo Simona Halep, actual nº1 mundial.

En la misma línea se expresó Maria Sharapova. “El hecho de que una mujer después de dar a luz, tras el cambio físico que conlleva, regrese al circuito me parece increíble. El tenis a veces es un poco egoísta, hablamos de tener un niño, algo que te cambia la vida. Así que definitivamente sí, Serena debería tener ser cabeza de serie”, declaró a Tennis World USA.

Tanto la rumana como la rusa podrían verse las caras con Serena en primera ronda. De momento, la estadounidense ya entrena sobre la arcilla de la Philippe-Chatrier en busca del que sería su cuarto entorchado. Y es que “Serena jugará el Abierto de Francia para ganarlo” como dijo hace unos días su entrenador Patrick Mouratoglou.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.