Serena Williams volvió a la competición venciendo a la kazaka Zarina Diyas por 7-5 y 6-3 en la primera ronda del WTA de Indian Wells, pero en su regreso oficial, tras no competir individualmente desde que ganara el Open de Australia 2017, la estadounidense tuvo que hacer frente a un episodio de Roland Garros 2015 relativo a asuntos de dopaje.
No es ningún positivo, sí justificó Serena William por por qué pidió una autorización de uso terapéutico de un medicamento que hubiera sido dopaje en condiciones normales.
“Nunca he dado positivo en un control antidopaje”, sentenció Serena Williams como primera frase sobre el asunto. “No hubiera jugado ese Roland Garros sin esa autorización, ya que estaba muy enferma”, recordó.
Dijo que no era nada malo solicitar un fármaco para curar una gripe. Y fue autorizado el uso de prednisona, un corticosteroide antiinflamatorio.
Acabó siendo la campeona de Roland Garros 2015 superando en la final a Lucie Safarova. “No sé todavía cómo pude ganar este torneo, nunca pensé que hubiera podido llegar a la final tal como estaba”, rememora Serena Williams.
No podría mirar a los ojos a mi hija y decirle ‘Mamá ha hecho trampas’
E insiste en que “nunca haré nada para salir en ventaja respecto a una rival. Hace 20 años que juego, y siempre he sido extremadamente honesta. Es algo que lo que estoy orgullosa, especialmente desde que tengo una hija”, refiriéndose a Alexia Ohanian, el motivo por el que ha estado catorce meses alejada del circuito.
“No podría mirar a los ojos a mi hija y decirle ‘Mamá ha hecho trampas’. Sería irresponsable, y ya antes de ser madre tenía esta actitud”, concluyó Serena.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.