La estadounidense Serena Williams se retiró este domingo durante el segundo set de su encuentro de la tercera ronda ante la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza mientras el suizo Roger Federer debutó con paso firme en Indian Wells.

Williams había perdido la primera manga 6-3 cuando pidió la asistencia médica con problemas físicos. Tras volver a la pista y ceder el primer juego, decidió abandonar.

“A nadie le gusta ganar así, le deseo a Serena una pronta recuperación”, dijo Muguruza a pie de pista tras el partido.

“Ha sido un buen set para mí (…) Siempre quiero jugar contra jugadoras top como Serena para medir mi verdadero nivel”, agregó la nacida en Caracas, que se medirá en los octavos de final a la ganadora del duelo entre la holandesa Kiki Bertens (N.7) y la británica Johanna Konta.

Hacía casi tres años que ambas no se veían las caras. El balance previo entre ellas marcaba un 3-2 a favor de la estadounidense pero Muguruza se había hecho con la última victoria en la final de Roland Garros en 2016.

Sin embargo, ésta había tenido un 2018 para olvidar, marcado por las lesiones y su bajo estado de forma mientras Serena no sigue sin ser capaz de levantar un trofeo desde que regresó al circuito el año pasado tras ser madre.

“No he jugado contra ella desde hace tiempo (…) Estoy preparada”, había advertido la local tras ganar en su debut a la bielorrusa Victoria Azarenka.

Y así lo pareció al comienzo del choque. Serena se apuntó el primer juego, quebró el saque de su oponente en el segundo y se adjudicó el suyo a continuación para tomar rápidamente una ventaja de tres juegos (3-0).

Williams, que aterrizaba en el torneo del desierto californiano como décima sembrada, dominaba desde el fondo de la pista y se mostraba muy superior a Muguruza (N.20).

Pero entonces todo cambió. La hispano-venezolana comenzó a sentirse más cómoda, y Serena empezó a acumular errores no forzados hasta ir cediendo el resto de juegos uno a uno. Del 3-0 inicial a favor al 6-3 final en contra, en un abrir y cerrar de ojos.

La menor de las hermanas Williams se retiró entonces a su rincón con evidentes problemas físicos y pidió rápidamente atención médica.

Tras varios minutos de explicaciones, con mala cara y sin un diagnóstico, volvió a saltar a la pista para retirarse un juego después y abandonar definitivamente.

En el otro encuentro estrella de la fecha, la rumana Simona Halep, segunda cabeza de serie, sufrió para batir 7-6 (7/3), 7-5 a la ucraniana Kateryna Kozlova.

“Pienso que jugó realmente bien. Cuando yo lideraba el partido, ella jugó sin miedo. Fue difícil para mí cerrar cada uno de los sets pero estoy orgullosa de haberlo hecho”, dijo Halep en conferencia de prensa luego de ceder su servicio hasta en cinco ocasiones durante la contienda.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.