Tara Moore, la número 479 del ranking WTA y número nueve británica, perdía por 0-6, 0-5 y 30-40 con Jessika Ponchet, tercera favorita del cuadro de nacionalidad francesa gracias a ser la 201 de las listas.

La local fue poco a poco comiéndole terreno a su rival hasta dar la vuelta al tanteo para acabar pasando a segunda ronda con un registro para los anales de la raqueta de 0-6, 7-6(7) y 6-3 en el ITF de Sunderland, Inglaterra.

Lo mejor que había hecho Moore a lo largo de su carrera había sido ganar nueve ITF y alcanzar la segunda ronda de Wimbledon en 2016.

La hazaña de Moore pone sobre la mesa otras grandes remontadas en la historia del tenis. Chanda Rubin levantó un 0-5 y 0-40 ante Jana Novotna en el set definitivo de la tercera ronda de Roland Garros, en 1995. La estadounidense llegó a salvar nueve pelotas de partido. Robert Haillet también le remontó a Budge Patty en 1958 con un 0-5 en contra en el quinto set. Mary Joe Fernández pudo con Gabriela Sabatini a pesar de tener un marcador en contra de 1-6 y 1-5.

En la final de Miami 2005, entre Rafael Nadal y Roger Federer, el balear se adelantó por dos sets a cero y mandaba por 3-5 en el ‘tie break’ del tercero. Ganaría el suizo.

En la final masculina del US Open, en 2011, Federer dominaba a Novak Djokovic por 5-3 y 40-15 al servicio. El serbio se llevaría el trofeo de campeón.

El precedente más reciente, antes de Moore, había ocurrido en los cuartos del Open de Australia entre Serena Williams y Karolina Pliskova. La estadounidense lideraba el tanteo por 5-1 y 40-30 en la manga de desempate pero se le escapó el triunfo ante la checa. En el camino salvó cuatro puntos de eliminación.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.