Vive un momento especial de su carrera. Karolina Pliskova anunció su baja en el torneo WTA de Birmingham, de la próxima semana, debido a una molestia en su codo derecho. Así, la Nº3 del mundo se quiere cuidar para llegar en buena forma a Wimbledon, donde volverá a intentar el asalto al primer puesto del ranking.
A los 25 años, la checa disfruta en la elite del circuito WTA. Finalista del US Open 2016, viene de trepar a semifinales por primera vez en Roland Garros, donde estuvo a un triunfo de acceder a la cima de la clasificación mundial. Su caída ante Simona Halep en París le impidió lograr ese gran objetivo y luego la rumana tampoco pudo convertirse por vez primera en número uno al caer en la final con la sorpresiva letona Jelena Ostapenko.
A Pliskova le duele no participar en Birmingham, ya que guarda un gran recuerdo, ya que hace dos años trepó a la definición, donde cayó con lo justo ante la alemana Angelique Kerber, actual líder del ranking WTA. “Me preocupa el codo hace ya algunas semanas. Necesito descansar y prepararme lo mejor posible para Wimbledon”, contó la checa.
Pliskova, por eso mismo, apunta todo a llegar bien a Londres, sin actividad en la mini gira de césped, pero lo más sana posible. “Sin dudas, Wimbledon es mi meta próxima y quiero hacerlo bien”, agregó quien, además, obtuvo la Fed Cup con el equipo de la República Checa.
Si bien no serán de la partida algunas Top 10 en Birmingham, sí jugará Kerber, quien será la favorita número uno, aún cuando llega lejos de su mejor nivel, que consiguió en la pasada temporada. Además, actuarán otros nombres de peso, como la española Garbiñe Muguruza, la checa Petra Kvitova (exdoble campeona de Wimbledon), la británica Johanna Konta, la ucraniana Elina Svitolina, la eslovaca Dominika Cibulkova y la francesa Kristina Mladenovic.
Por eso, pese a la baja importante de la mejor de las hermanas Pliskova, esa cita será la gran antesala para el tercer Grand Slam de 2017.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.