SANTO DOMINGO. La esgrimista dominicana Rossy Félix se prepara para su tercera participación en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, competencia que le dará la oportunidad de quitarse la mala experiencia que vivió en el 2016.
Buscará alcanzar la gloria en forma de medalla después de sufrir un duro golpe en su carrera, que le generó la tarjeta negra por indisciplina y costó su participación en los Juegos Olímpicos 2016, (aunque en nivel no son comparables ambos eventos).
Entiende que su forma de pensar ya no es la misma, porque cambió al ser cristiana. “Quiero subir a un pódium y ganar una presea”.
La atleta se iba a convertir en la primera dominicana que representaría al país en unos Juegos Olímpicos en esta disciplina, pero su sueño se esfumó tras el incidente.
“Me estoy preparando fuerte después de la caída que tuve. Eso contribuyó a que yo me esforzara más. Quiero mostrar una nueva Rossy, si Dios me concede el privilegio de ganar y enseñar una nueva faceta, algo diferente, a parte de la deportista, vean a la mujer de Dios que soy. Predicar al Señor a través del deporte”.
La medallista centroamericana afirma que ha aumentado sus horas de entrenamiento.
“Mis expectativas son demasiado buenas, estoy bastante positiva y decidida. Esperamos que con la ayuda de Dios nos pueda ir bien. Entiendo que soportar los entrenamientos y la preparación no es nada fácil”, manifestó.
Sobre quiénes serían sus rivales más fuertes revela que Venezuela, Cuba y México, aunque destaca que Colombia, los anfitriones, se preparan fuerte y que podría haber sorpresas.
Ante de los Centroamericanos, la selección partirá el cinco de mayo para Roma y se entrenará por 15 días.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.