La estadounidense Lindsey Vonn afrontó mal una puerta tras 20” en pista, y sufrió una caída que le dejaba fuera del que ha sido su último Super-Gprofesional, ya que se retirará el próximo domingo en el descenso de estos Mundiales de esquí alpino en Are (Suecia).

Llegó por su propio pie a la línea de meta, decepcionada por un traspié minutos después de que su compatriota Mikaela Shiffrin, participante anterior a ella, estableciese el mejor tiempo en una bajada reducia debido al intenso viento.

Vonn, la superestrella ganadora de 82 carreras en la Copa del Mundo, el récord femenino, colgará a los 34 años los esquís empujada por las lesiones de rodilla. Se irá con dos títulos de campeona del mundo, en los descensos y supergigante de Val d’Isère 2009, y el oro olímpico en descenso, su mejor disciplina, en Vancouver 2010.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.