Unidas en un gesto de gran peso simbólico, las jugadoras de las selecciones de tenis de mesa de Corea del Norte y Corea del Sur compitieron juntas en semifinales del Mundial por equipos, este viernes en Halmstad (Suecia), y perdieron ante Japón.
A pesar de la contundente derrota (3-0), las jugadoras coreanas, que en la víspera decidieron no enfrentarse en cuartos y unirse en un único equipo para semifinales, se mostraron sonrientes y fueron felicitadas, bajo la mirada de los embajadores en Suecia de los dos países.
“Jugar contra el equipo reunido fue muy fuerte, pero quería dar lo mejor, hemos venido aquí a por la medalla de oro y la vamos a lograr”, declaró la japonesa Kasumi Ishikawa, que dio el segundo punto a su equipo al batir a la norcoreana Kim Song I.
Japón disputará la final contra el vencedor del duelo entre China y Hong Kong.
“Los dos equipos (coreanos) no deseaban enfrentarse por una plaza en semifinales. Las conversaciones finalizaron con un acuerdo entre los dirigentes de las selecciones de Corea del Sur y Corea del Norte, validado por la Federación Internacional (ITTF), de presentar un equipo de Corea unida en semifinales”, explicó la ITTF el jueves en un comunicado.
La acción supone una nueva prueba del acercamiento entre los dos países, que desfilaron juntos en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang (Corea del Sur) en febrero y alinearon un equipo unido en el torneo de hockey sobre hielo.
El presidente surcoreano Moon Jae-in se reunió con su homólogo norcoreano Kim Jong Un en una cumbre histórica el pasado viernes, en la que acordaron una paz permanente y la completa desnuclearización de la península coreana.
Kim se convirtió en el primer líder norcoreano en cruzar al Sur desde el fin de la guerra en 1953, cuando un armisticio acabó con la guerra entre ambos países, pero desde entonces todavía no se ha firmado un acuerdo de paz.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.