PYEONGCHANG, Corea del Sur. La holandesa Jorien Ter Mors dominó la prueba de patinaje de velocidad sobre 1.000 metros de los Juegos de Invierno de PyeongChang (Corea del Sur) con un nuevo récord olímpico que le recompensa con su primera medalla de oro.
Tras haberse quedado a las puertas del podio en los Juegos de Vancouver 2010 y Sochi 2014, Jorien Ter Mors se desquitó en el Óvalo de Gangneung. Fijó su crono en 1:13.56, nuevo récord olímpico sobre esa distancia, y evitó el doblete japonés de Nao Kodaira (+0.26) y Miho Takagi (+0.42), segunda y tercera, respectivamente.
La anterior plusmarca estaba vigente desde el 17 de febrero de 2002. La estadounidense Chris Witty festejó el oro en Salt Lake City con un registro de 1:13.83.
Después de mejorar ese crono en 27 centésimas, Jorien Ter Mors buscará dos nuevas preseas los días 18 y 21 de febrero, en la prueba de 500 metros y en la persecución por equipos.
Ahí podría incrementar el botín para la delegación de Holanda, que ya suma nueve medallas en patinaje de velocidad, de las once que ha ganado hasta el momento.
Carlijn Achtereekte, Ireen Wust y Antoinette de Jong coparon las tres primeras posiciones en la prueba femenina de 3.000 metros, disputada el pasado domingo.
El lunes Sven Kramer capturó el oro en los 5.000.
Ireen Wust y Kjeld Nuis lograron el lunes y el martes el primer lugar en las pruebas de 1.500 metros femenina y masculina. Sobre esa distancia, Marrit Leenstra fue tercera y Patrick Roest segundo.
Fuera del patinaje de velocidad, en la pista corta, la escuadra ‘oranje’ celebró las platas de Sjinkie Knegt y Yara van Kerkhof.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.