El pasado mes de diciembre, la noruega Ada Hegerberg hizo historia al convertirse en la primera ganadora del Balón de Oro femenino. Gracias a aquel premio fue conocida su lucha por la igualdad, que le había llevado a renunciar a su selección como protesta.

Pese a que consiguió que la federación de su país equiparase los sueldos de hombres y mujeres, la delantera del Olympique de Lyon cree que aún hay muchas cosas por hacer y, por ello, no estará en el Mundial de Francia que se disputará este verano pese a los intentos de convencerla por parte del técnico Martin Sjogren.

La delantera del Olympique de Lyon, de 23 años, hizo historia el pasado mes de diciembre al ganar el primer Balón de Oro femenino. Un premio que se sumaba a otros galardones individuales que ya había conseguido como el de Mejor Jugadora del Año de la UEFA en 2016.

Su premio quedó lamentablemente eclipsado por la polémica machista del presentador de la gala, el DJ Martin Solveig, que le preguntó si sabía bailartwerking después de entregarle el galardón.

Ada Hegerberg no juega con su selección desde la Eurocopa de 2017. Entonces anunció que dejaba el combinado nacional y explicaba los motivos con una carta en las redes sociales. “El fútbol es el deporte más importante de Noruega para las niñas y lo ha sido durante años, pero las chicas no tienen las mismas oportunidades que los chicos”, argumentó.

La protesta de Hegerberg sirvió para que meses después la federación de Noruega y el sindicato de futbolistas de su país firmaran un acuerdo histórico para que hombres y mujeres de la selección tuvieran los mismos salarios. Sin embargo, la futbolista del Lyon no cambió su postura.

La Balón de Oro no exigía solo la igualdad salarial. “No es todo sobre dinero. Se trata de la preparación, de actuar, del profesionalismo, puntos muy claros que les presenté directamente a ellos cuando tomé mi decisión”, dijo en una entrevista a la CNN a finales del año pasado.

La delantera lleva 66 partidos y 38 goles con su selección, con la que debutó en 2011 y participó en las Eurocopas de 2013 y 2017 y en el Mundial de 2015. Sin embargo, parece difícil que vuelva a vestir la camiseta de Noruega. “Se trata de ser sincera contigo, de ser tú misma”, comentó también a la CNN.

Desde que dejó el combinado nórdico se ha centrado en su equipo, el Olympique de Lyon, con el que ha ganado las últimas cinco Ligas de Francia, tres Copas y las Champions de 2016, 2017 y 2018. Además, disputará de nuevo la final del máximo torneo continental el próximo 18 de mayo ante el Barcelona.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.