Las gemelas checas Pliskova, nacidas en 1992, son como dos gotas de agua. Resulta realmente complicado diferenciarlas si no fuera por algunos tatuajes que se convierten en el mejor aliado, o el único, para el ojo poco acostumbrado a ellas.
Ambas encarnan un estilo de jugadora contemporánea que estructura su tenis en la inexorable búsqueda del golpe ganador. Superan con creces los 180 centímetros de altura y desafían las leyes de la racionalidad con sus ágiles movimientos sobre pista, impensables hace lustros en mujeres de su envergadura. Karolina ostenta un potencial mucho mayor como demuestra su trayectoria profesional hasta el momento pero Krystina está en gran desarrollo, asentándose en el top-50 y buscando una constante evolución.
Hay un golpe clave para que las cosas funcionen bien para las gemelas: el saque. Rebuscando en las estadísticas de lo que va de temporada, resulta asombroso comprobar cómo las checas lideran la clasificación de mejores sacadoras del circuito. Karolina lleva 211 saques directos y gana el 73,2% de puntos con primer servicio, mientras que su hermana ha conseguido 173 aces y 72,4% puntos ganados con primer servicio.
En un circuito WTA en el que el saque no tiene la importancia que ostenta en el tenis masculino, que una jugadora sea capaz de ganar más del 73% de los juegos en los que sirve, supone un claro diferencial. Las hermanas Pliskova se encuentran en este selecto grupo, en el que también están nombres como Lucie Safarova, Julia Goerges, Coco Vandeweghe o Timea Babos. Aunque la líder en este aspecto es la británica Johanna Konta, capaz de ganar el 80% de los juegos en los que saca.
Sin embargo, dando una vuelta de tuerca a la interpretación de las estadística, resulta llamativo comprobar cómo de las diez mejores sacadoras del circuito WTA, tan solo dos de ellas están en el top-10: Karolina Pliskova y Johanna Konta. Si se amplía el margen al top-20, entrarían Kristina Mladenovic, Coco Vandeweghe, Anastasia Pavlyuchenkova y Kiki Bertens. Comparando estos datos con los de la ATP, en los que cinco de los 10 mejores sacadores están en el top-20, se desprende una recurrencia cada vez mayor del servicio en el tenis femenino.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.