Cuando se tiene carisma y se logra llegar al corazón del pueblo, sin importar el vehículo usado, el éxito está garantizado.
Eso se puede aplicar a las inmortales del deporte del voleibol de la República Dominicana Milagros Cabral y Cosiris Rodríguez, quienes el año pasado iniciaron una “nueva carrera” como personas.
Ahora son “motivadoras profesionales”. Dictan conferencias y coordinan encuentros a diferentes empresas con gran personal, en los que ellas les llevan toda su historia sobre cómo llegaron al voleibol y lo que tuvieron que hacer para llegar a la cima.
“Hace pocas semanas tuvimos varias charlas motivacionales y la última la ofrecimos, un primer día a los ejecutivos y al segundo día a más de 250 empleados”, relata Milagros con emoción.
Dijo que tienen el respaldo de una empresa que dirigen Olga Torres y María Heinsen. Cabral declaró que tardaron un mes preparando las conferencias, enseñando, ya que era un reto para ellas pararse ante un gran auditorio a contar sus historias.
“Sentimos un friíto en el estómago y algo de nervios al iniciar las charlas, pero luego que fueron pasando los minutos, nos fuimos relajando”, comentó. Dijo que listas para llegar a las escuelas, liceos, iglesias, empresas, para llevar sus conferencias motivacionales. Expresó que el auditorio se identificó con ellas al ir conociendo sus historias, cómo llegaron de barrios bien pobres a conquistar la cima en el voleibol y en el deporte. “Cuando les dijimos a las personas lo que pasamos desde que participamos en los Juegos Panam de Winnipeg 1999 y luego ganar la medalla de oro en los próximos Juegos Panam 2003”.
Manifestó que cuando Cosiris y ella hablaban sobre los obstáculos que tuvieron que lidiar, uno de los participantes gritó: “eso mismo le pasó a mi hija”.
Subrayó que el trabajo en equipo es la clave.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.