La nadadora estadounidense Madisyn Cox, medalla de bronce en la prueba de los 200 metros estilos en los Mundiales 2017, ha visto reducida a seis meses de suspensión su sanción por el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS), al quedar demostrado que el positivo que dio en un control el pasado febrero es atribuible a un producto vitamínico contaminado.
Cox fue suspendida inicialmente por la Federación Internacional de Natación (FINA) durante dos años por dar positivo con la sustancia trimetazidina.
La nadadora siempre se declaró inocente y ahora el laboratorio del Salt Lake City ha demostrado que esa sustancia prohibida aparece en las botellas del complejo vitamínico que la nadadora adujo que venía tomando desde hacía siete años, Cooper Complete Elite Athletic.
En vista de ello, el TAS ha reducido su suspensión a seis meses, que cumplía este pasado lunes.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.