Los récords mundiales conseguidos por los equipos estadounidenses del 4×50 estilos femenino y del 4×50 libre mixto son lo más destacado de la segunda jornada de finales de los Mundiales de piscina corta que se disputan en Hangzhou (China).

Además de estos dos récords, el protagonismo ha corrido a cargo de la espaldista estadounidense Olivia Smoliga, que formó parte del cuarteto que ganó el oro de los 4×50 estilos y después se ha colgado el oro en los 100 espalda.

Las estadounidenses del 4×50 estilos nadaron en 1:42.38 y rebajaron el récord que también tenían en su poder desde hace un par de años en Windsor (Canadá), establecido en 1:43.27. El equipo está también formado por Katie Meili, Kelsi Dahlia y Mallory Comerford. Las chinas (1:44.31) han sido plata y las holandesas (1:44.57), bronce.

En el relevo, Olivia Smoliga se ha convertido en la primera estadounidense en bajar de 26 segundos en los 50 espalda (25.97) por lo que ha batido el récord de su país en piscina corta de la distancia, hasta hoy en poder de Ali DeLoof (26.12).

El protagonismo de la nadadora de Illinois se ha reafirmado en la penúltima carrera de la sesión, los 100 espalda, prueba en la que se ha colgado el oro (56.19) superando a la principal favorita, la húngara Kattinka Hosszú (56.26), que es la plusmarquista mundial de la prueba. El bronce ha sido para la británica Georgia Davies (56.74).

En la final que ha cerrado la sesión, la de los 4×50 libre mixto, los estadounidenses también se han llevado el oro y con récord mundial incluido. El cuartero formado por Caeleb Dressel, Ryan Held, Mallory Comeford y Kelsi Dahlia han nadado en 1:27.89, medio segundo más rápido que el equipo holandés que tenía el récord desde diciembre de 2017 (1:28.39).

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.