La sorprendente retirada de Nico Rosberg tras proclamarse campeón del mundo de F1 se produce con un claro coste: no podrá defender su corona. Pero, ¿qué consecuencias financieras trae consigo?
En la euforia de asegurar el título de Fórmula 1 de 2016 y decidir retirarse de la competición para pasar más tiempo con su esposa Vivian Sibold y su hija de un año, Alaia, Nico Rosberg puede no haberse dado cuenta de que su retirada le deja desempleado y con una caída importante de sus ingresos.
Eso no importa realmente en su caso. Un astuto inversor que se ha mantenido al día de la actualidad de los mercados y las finanzas, Rosberg vive la versión simple de la vida de alto nivel, a pesar de vivir en Mónaco.
En vez de tener su propio jet, con traslados de corta distancia en verano, Rosberg está entre el montón de pilotos que viven en la Costa Azul y comparten los costes de alquilar un avión. El dinero es invertido en propiedades y empresas, con una diversidad de intereses comerciales cuidadosamente distribuidos para minimizar el riesgo.
El multimillonario campeón del mundo difícilmente se quedará pobre. Aunque nos olvidemos del contrato que se suponía que vería a Rosberg detrás del volante de un Mercedes hasta finales de 2018, en los últimos tres años, el piloto alemán ha estado llevando a casa alrededor de 14,4 millones de euros por parte del equipo, además de sus propios patrocinadores.
Pero la relación de Rosberg con el diseñador de joyas y relojes, Thomas Sabo –su único patrocinador personal–, en un acuerdo de alrededor de 930.000 euros anuales, terminó a principios de año.
En su momento, Rosberg explicó que quería centrar su atención en los compromisos que tenía con los patrocinadores de Mercedes, dejando más tiempo libre para centrarse en la lucha por el campeonato.
Uno de esos patrocinadores del equipo –la marca de maletas Tumi– nombró a Rosberg como uno de sus embajadores en un acuerdo paralelo en 2015; la relación continuó este año, pero el futuro no está claro.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.