Michelle Alonso está a punto de derribar otro muro. La campeona paralímpica, que se convirtió el pasado mes de abril en la primera nadadora con discapacidad intelectual que competía en un Campeonato de España absoluto, será ahora la primera en competir en el Circuito Mare Nostrum de la Federación Europea de Natación junto a las mejores nadadoras olímpicas y mundiales.
“Nadar con gente tan grande te hace un poquito más grande”, confesaba entonces.
Y esto es un paso más en ese crecimiento.
La nadadora del Ademi Tenerife, que acaba de regresar de las World Series Paralímpicas de Berlín, participará en una cita en cuya nómina figuran la campeona olímpica en Río 2016 Yuliya Efimova y las medallistas americanas Molly Harris y Katie Melli, además de la japonesa Kanako Watanabe y Jessica Valls, entre otras grandes de la natación mundial en la posta de los 50 y 100 braza.Este miércoles y jueves competirá en las eliminatorias del Trofeo Internacional de Natación LEN Circuito Mare Nostrum de natación, junto a las mejores bracistas del mundo de la natación gracias a sus espectaculares marcas.
La doble campeona paralímpica en la prueba de 100 metros braza (Londres 2012 y Río 2016) ha entrado en el corte de las participantes con el puesto 48 de 62 en los 50 braza y el puesto 45 de 56 en los 100 braza, de las nadadoras inscritas con sus registros de los Juegos Paralímpicos de Río 2016.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.