La francesa de 49 años Corine Remande, la espectadora de la Ryder Cup que perdió la visión de su ojo derecho tras sufrir un bolazo durante la jornada del viernes del torneo, ha asegurado que demandará a la Ryder Cup por el incidente.

Corine Remande, francesa pero que vive en Egipto, recibió el impacto en el ojo derecho tras el golpe de salida de Brooks Koepka, miembro del equipo estadounidense, en el ‘tee’ del sexto hoyo, golpe que no controló. Según el parte médico, la mujer sufrió “una fractura de la órbita derecha y una explosión del globo ocular”.

Los médicos consideran que ha perdido la totalidad de la visión en el ojo. “Podría haber muerto”, aseguró Corine. “Es muy agradable estar en el campo de golf, ver a los jugadores. Espero que este terrible accidente mejore la seguridad del público”, ha añadido.

El torneo Europa contra Estados Unidos tuvo lugar en el campo Le Golf National, en Saint-Quentin-en-Yvelines, en las afueras del oeste de París, y acabó el domingo con la victoria del conjunto europeo por 17,5 a 10,5. El accidente se produjo cuando la bola golpeada por Koepka se marchó hacia la zona del público e impactó en el rostro de Remande que se encontraba allí junto con su esposo.

Ambos, grandes aficionados a este deporte, habían hecho el viaje desde Egipto para presenciar el evento. La mujer fue atendida rápidamente en el campo para luego ser hospitalizada. “Hay una responsabilidad de los organizadores. El comisario de la prueba no lanzó un grito de alerta a los espectadores cuando vio que la pelota del jugador iba hacia el público”, ha señalado Remande en declaraciones que publica BBC News.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.