Los Miami Dolphins y la NFL fueron demandados por una ex porrista, quien alega que fue discriminada debido a su religión y género.
En la denuncia ante la comisión de relaciones humanas de Florida, Kristan Ware, señala que estuvo sujeta a un ambiente hostil de trabajo. Ware, quien terminó sus tres temporadas como porrista de Miami en el 2017, asegura en su queja que estuvo sujeta a estándares distintos a los jugadores respecto a redes sociales, expresiones de su fe y referencias a su cristiandad y creencias religiosas.
Un ejemplo, de acuerdo a la demanda, fue en abril del 2016, cuando Ware indica que publicó una imagen de su bautizo en redes sociales. Ware refirió que fue cuestionada al respecto por oficiales del cuerpo de porristas del equipo, que también le preguntaron sobre su decisión de abstenerse a las relaciones sexuales antes del matrimonio. Los oficiales le pidieron que dejara de hablar de su virginidad, de acuerdo a la demanda.
“La NFL y todos los clubes miembros de de la NFL apoyan las prácticas de empleo justo”, declaró el portavoz de la NFL, Brian McCarthy, en un comunicado a los medios. “Todos los que trabajan en la NFL, incluyendo las porristas, tienen derecho a trabajar en un ambiente positivo y de respeto que esté libre de cualquier forma de acoso y discriminación y que cumpla totalmente con las leyes estatales y federales”.
Mediante un comunicado, los Dolphins señalaron: “Estamos seriamente comprometidos a proporcionar un ambiente positivo de trabajo para todos los asociados con la organización. Mantenemos a todos los miembros de nuestra organización con los mismos estándares y no discriminamos en lo que respecta a género, raza y creencias religiosas”.
La acción de Ware se produce luego que la ex porrista de los New Orleans Saints, Bailey Davis, presentó una demanda ante la comisión de igualdad en oportunidades de empleo el mes pasado pidiendo una audiencia de arbitraje con los Saints y la NFL. Davis indicó que fue despedida por lo que su abogada describió como políticas de redes sociales y convivencia “anticuadas” y “descaradamente discriminatorias” que son diferentes para las porristas y los jugadores.
Ware y Bailey son representadas por la misma abogada, Sara Blackwell.
“Si no fuera porque Bailey habló, no habría podido encontrar a Sara”, sentenció Ware al Washington Post. “Si no fuera por Dios quien me cura y usa mi dolor para su propósito, nunca habría tenido el coraje de contar mi historia. Ahora es el momento perfecto para contar mi historia”.

 

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.