Después de varios meses anunciando su debut como luchadora profesional de WWE en Wrestlemania 34, este domingo, Ronda Rousey hizo su debut en la empresa más importante del mundo dentro de la lucha libre con un combate donde demostró que es una estrella en ciernes dentro de esta modalidad.

Ronda fue la última de los protagonistas en aparecer en este combate, que era el cuarto en el orden de la cartelera del evento, y lo hizo ante una de las explosiones de júbilo más grande que hubo en el Mercedes Superdome durante la noche de ayer domingo.

Ataviada con un top blanco con su nombre de Rowdy Ronda Rousey y con una falda de estilo escocés en homenaje al luchador del cual recibió su apodo, Rowdy Roddy Piper, la luchadora hacía su camino al ring entre los vítores de los más de 78.000 espectadores que abarrotaban el estadio.

El combate comenzó con el público coreando el nombre de Rousey pero aún deberíamos esperar unos minutos para verla en acción ya que durante los primeros minutos de la contienda, Stephanie McMahon y Triple H, sus rivales, se encargaron de que Kurt Angle, su compañero de equipo, no pudiera darle el relevo para entrar al ring.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.