El paso de Ronda Rousey por la WWE está siendo de lo más accidentado. Tras una brillante trayectoria en la UFC, especialidad a la que ayudó a alcanzar grandes cuotas de popularidad, decidió probar suerte en la lucha libre para seguir aumentando su leyenda.

Sin embargo, las cosas no le han ido demasiado bien en los últimos tiempos, y ha acabado siendo noticia más por escándalos extradeportivos y las críticas de los aficionados que por sus victorias sobre el ring.

La última polémica se las trae. Y es que Ronda, dolida por los abucheos recibidos ante sus rivales Becky Lynch y Charlotte Flair, ha decidido tirar de la manta, romper los códigos de la lucha libre y destapar los entresijos de este espectáculo.

Estoy cansada de entretener a la gente. No voy a recibir más instrucciones y órdenes, y cada vez que salga al ring, haré lo que yo quiera hacer. Lo que dije en RAW no fue una promo, tenía que decir otras cosas y no las dije. No soy un personaje o un gimmick”, estalló Rousey en su canal de Youtube.

Lejos de recular, la luchadora fue aún más lejos en su videoblog ‘Ronda On The Road’: “Voy a salir allá y haré lo que sea que malditamente quiera. Que se jodan. Todos. El universo de la WWE incluido. Quiero decir que voy a ser demasiado irrespetuosa con el deporte que ellos aman. ‘Oh, no rompas la cuarta pared Ronda!’ La lucha libre está guionizada. Inventada. No es real. Ninguna de esas perras pueden tocarme. Fin”, exclamó.

Estas palabras no han sentado nada bien entre sus compañeras. Una de ellas, Charlotte Flair, se ha despachado a gusto en twitter.

“Hace cuatro años, eras intocable. ¿Ahora? No tanto”, además de rememorar cómo fue tu paso por la UFC: “¿Puede alguien por favor recordarle que en sus últimas dos peleas antes de venir a la WWE terminó inconsciente y sollozando en la jaula?” le espetó.
 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.