Una polémica se ha desatado en el boxeo internacional alrededor del tiempo que deben durar los asaltos en los choques femeninos.
Esto trae por los moños, de forma obligatoria, muchas reformas que ha sufrido el deporte de las narices chatas y las orejas de coliflores desde inicios de los años ochenta hasta la fecha.
El planteamiento actual es que un grupo de mujeres boxeadoras está elevando un documento hacia los organismos, para que los combates rosas tengan la misma duración que los de los hombres, esto es: 12 rounds si es titular, no 10 como hoy día; y cada asalto de 3 minutos con 1 de descanso. Creo en lo personal que se quiere exigir dinero, pero la idea es que las femeninas necesitar hacer mas ídolos, subir la calidad general.
¿Recuerdan que hasta los años setenta las peleas mundiales eran a 15 asaltos y el pesaje se hacía el mismo día en hora de la mañana?
Todo cambió en medio de discusiones agrias, incluso, la FIB duró mas de un año resistiéndose a esas medidas, manteniendo el método “viejo” de los 15 asaltos con 30 segundos de descanso, mientras la AMB y CMB iniciaron la reforma de entonces de 12 asaltos y 1 minuto en la banqueta.
EL HIJO DE SULAIMÁN: El mexicano José Sulaimán fue un visionario de todos estos cambios, apoyó siempre todo lo que procurara la protección de la salud del boxeador aunque en ocasiones fue un verdugo con decisiones en contra de atletas latinos, pero siempre inclinó la balanza en apoyo en esos temas.
Ahora le toca a su hijo Mauricio, el heredero, lidiar con los mismos “rivales”, pero luce mas vulnerable: “como presidente del Consejo Mundial de Boxeo, no voy a subirme al tren solo para ver a peleadoras ser arrolladas. Lo fácil sería intentar ser popular, fingir ser un héroe y acordar cambiar los rounds de 2 minutos por episodios de 3 minutos.
“Esto no es un concurso de popularidad. Nuestro deber, como reguladores del boxeo, es mantener intactas nuestras prioridades. La columna vertebral del CMB siempre ha sido el velar por la seguridad”.
Fue el mensaje sobre el tema de Mauricio. Oh, ¿yo? Nunca me ha gustado el deporte de alta competición, mucho menos el profesionalismo, en las mujeres.
MENOS TIEMPO: Todo en el mundo va hacia la concentración, la disminución de espacio, pero multiplicando la calidad. Como se bajó de 15 rounds a 12, hace años que espero que de 12 bajemos a 10 las peleas de títulos mundiales y que las demás sean a 8 episodios, máximo. Es mas que suficiente para mostrar la superioridad y la calidad de uno sobre otro.
Las mujeres sacrifican demasiado en el deporte, lejos de equipararse al hombre entiendo que el precio es muy alto en sus cambios corporales, poner el riesgo su divinidad de ser madre, el pedestal de su ternura y su belleza, no debería de someterse a las extensas y exigentes jornadas de alto rendimiento, que al final desnaturalizan su serÖ El boxeo rosa, al que respeto y sigo como profesional, pero que no me agrada en lo personal, seguirá adelante, lo se; pero ojalá que no sea tan rápido.
EL CASO HAGLER: Uno de los más fabulosos campeones peso medio de todos los tiempos, Marvin Hagler, ganó las coronas AMB-CMB en 1980, pero en mayo de 1983 fue reconocido por la naciente FIB como su primer campeón de las 160 librasÖ Muchas veces el “Cabeza Rapada de Neward”, New Jersey, ya con las fajas unificadas del CMB-AMB, confrontaba problemas con la FIB, entidad que imponía sus reglas de 15 rounds o le quitaba el título. Ante la amenaza del despojo, Hagler tenía que fajarse tres rounds mas con sus contendores, aunque sus zurdazos impedían que pocos lo lograran.
La FIB le tumbó el pulso a la dupla AMB-CMB en mayo de 1983 cuando en la primera defensa (FIB) de Hagler tuvo que tragar en seco y volver “atrás” aceptando los 15 asaltos. “Marvelous” humilló a su retador Wilford Scypion en cuatro vueltas, pero la distancia pautada la marcó el nuevo organismo.
Esta lucha tenaz de mantener el pasado, por parte de la FIB, tomó grandes ribetes cuando en noviembre de 1983 el Maravilloso Hagler recibió en el reino unificado de los medianos al gran Roberto -Mano de Piedra- Durán en una disputada confrontación que se extendió a los 15 asaltos en el gran Caesars Palace, en Las Vegas, y que terminó por escaso margen a favor de Hagler, quien era favorito 4-1y se llevó 5 millones a casa. Durán, quien ganó 1.5 millones y el orgullo de inflamarle el rostro al rey, salió de pie del ring, lo que no pudieron hacer los últimos 7 contendores a las coronas de las 160 libras.
La FIB, más tarde, se actualizó y aceptó los 12 asaltos y el minuto de descanso.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.