La ex campeona Holly Holm, quien supo vencer a Ronda Rousey, fue la protagonista de un brutal nocaut, tras conectarle una agresiva patada en la cabeza a la brasileña Bethe Correia.
La estadounidense no ganaba desde el 15 noviembre del 2015, en aquella histórica pelea en la que derrotó a la californiana y se quedó con el título de la categoría gallo de UFC.
La luchadora de 35 años dominó todo el combate, pero fue en el tercer asalto en el que definió la pelea. La oriunda de Paraíba apostó a las provocaciones para intentar desconcentrarla, sin embargo los gestos que utilizó le jugaron en contra.
La pelea estelar del UFC Night 111 de Singapur terminó con un contundente nocaut cuando Correia “desafió a pelear” con sus manos a Holm, la cual aceptó el reto con una potente patada izquierda que impactó de lleno en el rostro de su rival.
Después de caer automáticamente al suelo, la estadounidense remató el duelo con un puñetazo antes de que el árbitro decretara el final a falta de 3 minutos.
Una victoria sumamente importante para la ex campeona, quien logró salir de una racha negativa de tres derrotas. No ganaba desde que obtuvo el título de peso gallo ante Ronda Rousey en 2015.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.