Caster Semenya fue desafiante en todo sentido en lo que pudo ser su última carrera en los 800 metros.

Con el puño en alto antes de comenzar. Con un triunfo irrefutable. Y con su respuesta a la gran pregunta de si tomará los medicamentos para la reducción de hormonas y apegarse a las nuevas regulaciones sobre el control de testosterona en el atletismo.

“Por supuesto que no”, dijo la sudafricana y campeona olímpica.

Semenya respondió a su derrota en un caso legal sin precedentes en contra del organismo rector del atletismo dos días antes, con un contundente triunfo en un lugar en donde solo ha cosechado victorias durante los últimos dos años.

Ganó los 800 metros en la primera justa de la Liga Diamante de la temporada en Doha, Qatar con un récord de la competencia de 1 minuto y 54,98 segundos, el cuarto mejor tiempo en su carrera, sin que nadie estuviera nunca delante de ella.

Su rival más cercana, la subcampeona olímpica Francine Niyonsaba, llegó casi tres segundos y unos 20 metros detrás de ella. Ajee Wilson, de Estados Unidos, terminó tercera.

Fue la primera carrera de Semenya en los 800 metros este año, y también la primera desde que perdió en su caso ante la IAAF esta semana.

“Las acciones dicen más que las palabras”, dijo la sudafricana a la BBC. “Cuando eres una gran campeona, siempre respondes”.

Pero el dominio de cuatro años de Semenya en la prueba — el triunfo del viernes fue su 30mo consecutivo desde finales de 2015 — podría haber llegado a su final.

Y no por otra competidora, sino por las nuevas regulaciones que entrarán en vigor el miércoles. Requieren que la sudafricana y otras competidoras con altos niveles naturales de testosterona utilicen fármacos para reducir la cantidad de hormonas y ser elegibles para competir en eventos que van de los 400 a los 1,500 metros.

Semenya no logró revertir la decisión en su apelación a Tribunal de Arbitraje Deportivo.

Ahora, su carrera está en una encrucijada. ¿Tomará los medicamentos para reducir la testosterona? Los fármacos posiblemente inhiban su desempeño atlético y podrían frenar su dominio. ¿O cambiará de evento y competirá en largas distancias para evitar las regulaciones?

Fue clara cuando les dijo el viernes a los reporteros que no tomará los medicamentos.

“Ese es un método ilegal”, declaró.

Pero Semenya tampoco esclareció el panorama sobre su siguiente paso. Señaló que no competirá en los 5.000 metros, y definitivamente, dijo, no se retirará.

“Dios ha decidido mi carrera y Dios le pondrá fin”, comentó a la BBC. “Ningún hombre, ningún otro ser humano, puede impedirme que corra. ¿Cómo me voy a retirar a los 28 años? Me siento joven, con energía. Aún tengo otros 10 años en el atletismo”.

También el viernes, la colombiana Caterine Ibargüen, la atleta del año en 2018, comenzó su temporada con el pie derecho al imponerse por dos centímetros en el salto largo.

Ibargüen esperó hasta su penúltimo salto para conseguir la marca de 6,76 metros que le dio la victoria sobre la ucraniana Maryna Bekh-Romanchuk, segunda con 6,74. La australiana Brooke Stratton quedó tercera con 6,70.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.