Con las miradas apuntando a Montreuil (Francia) a Caster Semenya, cuyabatalla legal continúa contra la Federación Internacional (IAAF) después de que aprobase un reglamento que obliga a las atletas hiperandrogénicas a bajar sus niveles de testosterona durante seis meses consecutivos para poder competir en los eventos de 400 metros a la milla (1.609 metros). En este caso no había problemas, ya que la sudafricana participaba en 2.000 metros, una distancia, por cierto, en la que debutaba y que no es olímpica. Y lo hizo ganando con un tiempo de 5:38.19, por delante de las etíopes Haw Feysa (5:38.66) y Adanech Anbesa (5:39.90).

La subcampeona olímpica de 800 en Río 2016, Francine Niyonsaba, de Burundi y también hiperandrogénica, fue esta vez quinta (5:43.43) y la española Solange Pereira, octava (5:53.38). Esther Guerrero también participó pero hizo de liebre y no acabó la carrera.

Semenya se quedó lejos de la mejor actuación de la historia en los 2.000, propiedad de la irlandesa Sonia O’Sullivan desde el 8 de julio de 1994 (5:25.36). El 30 de junio estará en la Diamond de Stanford (EE UU), en 3.000, otra distancia que sí tendría permitido correr.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.