Estaba fuera de sus planes, pero llegó. Mariely Mota Sánchez quebró, y no una vez, el récord nacional de salto con pértiga, que por unos cuatro años estaba en poder de Idaliyi Hidalgo.

Lo hizo la pasada semana durante los campeonatos de atletismo de los Juegos Deportivos Militares, celebrados en la pista de La Romana (al este de la capital) y en realidad, cuenta, su hazaña pudo ser mayor si es que se hubiera mantenido con el ritmo, antes de ser interrumpida para su tercer salto.

Ella, que representa a la Armada de República Dominicana explica así su logro durante una visita a Diario Libre junto a Joel Capellán, director de atletismo de esa institución y su compañera Bianca Acosta, corredora de 100 metros. Ambas residen en España.

“Como en la pértiga vamos subiendo de altura empecé en 3.20 y para romper el récord puse 3.55 metros y luego eso ya era récord porque el anterior era 3.53. Y luego pedí 3.65 y lo volví a pasar”.

De manera que Mota Sánchez le puso en un solo día .12 metros de altura para cualquiera rival que intente quebrarlo.

En ese segundo salto (el de los 3.65 metros) entonces llegó la interrupción. “Luego hubo un problema –dice- me desconcentraron y no pude seguir saltando más” en la forma en que avanzaba.

Después de los 3.65 ella solicitó más altura, para incomodar aún más a quienes atenten contra su marca. Ella tenía en mente colocarle .75 metros más. “Pero como vinieron los jueces, como que me desconcentré”, señala. Recuerda que ahí estuvieron como “10 minutos o 15” y cuando un atleta está en competición y se le desconcentra o le paran el calentamiento “ya cambia el ritmo”. Es ahí cuando decide bajar a .70 (.3.70) en lugar de los 3.75 metros. “No lo pasé por eso porque estaba ya en otro lado, porque como me puse a discutir un poco con ellos, que me dejaran saltar, pero bueno”.

El hecho es que para “validar” la marca tenía que estar presente el juez árbitro de la competencia, papel que desempeña la jueza Belkis Mañón. “Se le llamó”, pero tardó unos minutos y eso la enfrió.

Mañón es la única que tiene título a nivel internacional. Y está claro que le apena el fallar el último intento. “Claro, podía haber seguir saltando más, porque además me sentía en condiciones y entrenando estoy saltando mucho más que esa marca”.

La joven pertiguista, en realidad, ya había quebrado el récord en España, donde reside, dos veces. Primero, el 17 de junio de 2017 en el Campeonato de Madrid Promesa y Junior en Alcobendas (oro) y luego el 2 de julio en Torrent en el XXXII Campeonato de España Promesa (plata), las dos veces con 3.56. Aunque todavía no competía por el país y sus marcas no se reconocían.

Mariely y Alejandra, la misma

El año pasado en el Campeonato de España sub23 (tiene 23 años, cumplidos el pasado 14 de abril), conquistó bronce con un salto de 3.81 metros, que debiera ser el récord. Y aquí viene el punto: ¿Mariely o Alejandra? “Lo que pasa es que hay como un problema con mi nombre, porque cuando llegué a España me dijeron que no me podía poner Mariely porque es un diminutivo de María Lisa que es un nombre compuesto”, dice. “Entonces me obligaron a que me tenía que poner un solo nombre o Marielisa. Mi padre, que no le gustan los nombres compuestos, dijo que mejor yo me llamara como él entonces allá soy Alejandra Mota y aquí Mariely Mota.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.