La pertiguista estadounidense Allison Stokke estaba llamada a ser una de las grandes promesas estadounidenses en salto de pértiga cuando su vida dio un giro a raíz de una foto suya durante una competición y casi 12 años después, el portal Tie Breaker recuperó la historia de la deportista.

Stokke sufrió varias lesiones, entre ellas una fractura de tibia, que pusieron en riesgo su continuidad en el deporte y que la dejaron sin competir entre 4 y 6 meses. Sin embargo, lejos de rendirse, la pertiguista regresó mejorando su plusmarca a 4,14 metros ganando de nuevo el campeonato de California.

Durante una competición en Nueva York, Allison Stokke fue cazada por un fotógrafo posando con una pértiga antes de protagonizar un salto, una foto habitual en cualquier competición de atletismo. Sin embargo, la imagen llegó al bloguero Matt Ufford, que la publicó en su página, donde suele recoger perfiles de mujeres deportistas, con el título “Pole Vaulting is Sexy, Barely Legal” (el salto de pértiga es sexy, apenas legal). La imagen fue publicada dos meses antes de que Stokke cumpliese los 18 años, y dio la vuelta al mundo en las redes. Incluso el fotógrafo que realizó la instantánea llegó a amenazar a Ufford si no retiraba la foto.

Desafortunadamente la polémica por la foto adquirió más protagonismo y los comentarios sobre la misma no hacían referencia alguna a sus habilidades atléticas, sino que en su mayoría eran comentarios sexuales hablando de su físico, llegándose a crear páginas y grupos con sus fotos. Stokke también acaparó el foco de los medios de todo el mundo e incluso llegó a aparecer en la televisión. Al verse sobrepasada por un furor mediático que no buscó Stokke quiso dar a conocer su técnica para saltar en un vídeo en YouTube que de nuevo volvió a acaparar comentarios sexuales.

En una entrevista al Washington Post la pertiguista lamentó que nadie reconociera su labor como atleta y que sólo se le considerase una sex-symbol.

Prosigue su pasión por la pértiga

Pese al drama que atravesó, Stokke decidió relanzar su carrera deportiva en la etapa universitaria en la Universidad de California-Berkeley, regresando con buenos resultados aunque en su segundo año acabó lejos de las mejores. Pese a las adversidades la pertiguista estuvo cerca de clasificarse para los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pero no logró pasar el corte de 4,25 metros.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.