La primera dama Cándida Montilla de Medina afirmó ayer que la familia juega un papel central en la búsqueda del reconocimiento pleno de los derechos de las personas con discapacidad.
Montilla de Medina habló en estos términos al encabezar el Foro de Familia de Olimpiadas Especiales, en el hotel Crowne Plaza, como parte del programa de actividades del Invitacional Mundial de Tenis.
Dijo que tiene un convencimiento personal de que la familia es el mejor lugar posible para transmitir los valores que engrandecen al ser humano y lo hacen uno con su semejante.
“En la historia de Olimpiadas Especiales, la familia también ha sido no solo apoyo sino también motivación. De hecho, el origen de esta organización es el profundo amor de Eunice Kennedy Shriver por su hermana Rosemary, diagnosticada con discapacidad intelectual”, expresó la primera dama.
El edificio de la igualdad. Agregó que el amor y la solidaridad son las bases sobre las cuales Olimpiadas Especiales ha ido construyendo el edificio de la igualdad, el respeto y la reivindicación de la dignidad intrínseca de las personas con discapacidad, y especialmente de aquellas con discapacidad intelectual.

Montilla de Medina señaló que no es de extrañar que tantas familias de atletas especiales sean entusiastas promotoras de la organización y reconozcan en ella un espacio idóneo desde el cual contribuir con sociedades más armoniosas, justas, equilibradas y vitales.

 

0 Comentario

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.